El Factoring se posiciona como mecanismo para reactivar tu negocio y tus finanzas personales

En el Perú, el factoring se ha posicionado como un mecanismo eficaz para obtener liquidez y rentabilidad a corto plazo. Durante la crisis desatada por la COVID-19, el Gobierno lanzó diversas medidas económicas para proteger a la pequeña empresa y promover la inversión. El factoring fue una de las alternativas financieras que más impulso recibió en el 2020 por su capacidad de reactivar tanto los negocios como las finanzas personales.

El factoring es un mecanismo financiero que une a pymes con necesidad de liquidez y a inversionistas que buscan una alternativa atractiva de rentabilidad. De esta manera, las micro, pequeñas y medianas empresas consiguen liquidez para mantener sus operaciones sin tener que esperar los 30, 60 o 90 días habituales para ejecutar sus facturas por cobrar. Este financiamiento es posible a través del factoring que capta inversionistas dispuestos a invertir en estas facturas a cambio de obtener una buena rentabilidad.

Empresas obtienen liquidez para reactivar su negocio

Las pymes pueden obtener liquidez de manera rápida y sencilla con factoring.

Según datos del Registro Central de Valores y Liquidaciones (Cavali), en 2019, se financiaron 492,732 facturas. Esto permitió que se negociarán bajo la modalidad del factoring S/ 13,000 millones, lo cual benefició a más de 6,000 pequeños y medianos empresarios con liquidez.

El factoring puede ayudar a reactivar las empresas de forma rápida y sencilla. En primer lugar, porque se realiza una evaluación financiera más acorde a la realidad de las pymes. La evaluación de solvencia en factoring está orientada a revisar las cuentas por cobrar y la calidad del pagador de la factura. De esta manera, el pequeño empresario tiene la posibilidad de acceder a un financiamiento en caso de no contar con historial financiero, poseer deudas anteriores o tener un crédito copado.

En segundo lugar, el factoring ayuda a las pymes a adelantar el cobro de sus facturas, evitando incrementar más su endeudamiento. El financiamiento a través de facturas negociables no es considerado una deuda ni un préstamo. Además, al financiar facturas a través de empresas de factoring, pequeños comercios se libran de la carga operativa que conlleva la gestión de la cobranza.

Para las pymes la falta de liquidez es una de las principales causas que impiden su crecimiento o que les obliga al cierre de operaciones. Por eso, el factoring se ha posicionado como una alternativa eficaz para obtener liquidez de forma rápida y sin endeudamiento.

Inversionistas obtienen una mejor rentabilidad

El factoring es una alternativa de rentabilidad segura y de bajo riesgo.

Para que las pequeñas empresas puedan obtener liquidez es necesario contar con inversionistas que opten por nuevas formas de inversión. En la coyuntura actual, el factoring también se consolidó como una buena alternativa de inversión con bajo riesgo y alto retorno. Es decir, es un instrumento financiero que permite generar alta rentabilidad sin arriesgar mucho y en corto plazo.

Esta alternativa de inversión resulta atractiva para los inversionistas por las siguientes razones:

Cabe resaltar que toda inversión conlleva riesgos y el factoring no es la excepción. Sin embargo, a comparación de las alternativas de inversión tradicionales, el mix de riesgo y rentabilidad que ofrece el factoring resulta mucho más atractivo.

Sobre Finsmart

Somos una fintech peruana que une a pymes con necesidad de liquidez y a inversionistas que buscan una alternativa atractiva de rentabilidad, a través del factoring. Nuestra plataforma es 100% online lo que permite a las empresas adelantar sus facturas por cobrar de forma rápida, simple y sin papeleos.



Finsmart

Finsmart

Somos una Fintech enfocada en adelantar las facturas por cobrar de las PYMEs (factoring) a través de inversionistas que buscan alternativas atractivas de rentabilidad.